Esguince y su recuperación

Un esguince es un estiramiento o desgarro de los ligamentos, que son las bandas resistentes de tejido fibroso que conectan dos huesos en las articulaciones. En esta ocasión vamos a hablar de un esguince de tobillo.

  • Grado I o esguince leve, se caracteriza por la rotura de algunas fibras ligamentosas del ligamento peroneo-astragalino anterior (LPAA) sin presencia de hemorragia. Habitualmente, no cursa con aumento de laxitud ligamentosa o inestabilidad.
  • Grado II o esguince moderado, se caracteriza por presentar un sangrado importante e implica un desgarro incompleto del LPAA con una distensión ligamentosa del ligamento peroneo-calcáneo (LPC). Puede cursar con leve inestabilidad residual, reducción de la funcionalidad y disminución de la fuerza muscular.
  • Grado III o esguince grave, se caracteriza por una rotura completa del LPAA y LPC con un aumento de la laxitud importante, inestabilidad concomitante, y pérdida completa de la función, la fuerza y la propiocepción.

El tratamiento inicial incluye reposo, hielo, compresión y elevación. En los esguinces leves, tras una buena valoración y tratamiento con fisioterapia será de gran importancia que el paciente se involucre en la recuperación mediante diferentes ejercicios. Una vez que ha pasado la fase aguda del esguince es necesario comenzar con la fase de fortalecimiento para conseguir que la musculatura sea capaz de estabilizar la articulación afectada. En el caso de los esguinces graves ( de III grado) a veces se requiere cirugía para reparar los ligamentos desgarrados .

A continuación vamos a proponer una serie de ejercicios para un esguince del ligamento peroneo astragalino anterior y peroneo calcáneo, que son normalmente los más afectados en una torcedura hacia interno del pie, donde hay una elongación de todo el sistema ligamentario externo.

EJERCICIOS DE DESCARGA Y ESTIRAMIENTO EN ESGUINCE

Con un rodillo o botella con arena masajeamos la zona de gemelo para relajar y descargar la musculatura.
Estiramos la parte posterior de la pierna (gemelos, sóleo e isquiotibiales)

EJERCICIOS DE POTENCIACIÓN BÁSICOS


Con una goma elástica enganchada en el pie, llevar la punta del pie hacia nosotros.  (Trabajo de tibial anterior). 3 series de 10 repeticiones

Realizar el mismo movimiento que el anterior pero realizando apertura lateral externa) (Trabajo de peroneos). 3 series de 10 repeticiones.

EJERCICIOS DE EQUILIBRIO Y PROPIOCEPCIÓN

En primer lugar se realizarán ejercicios de equilibrio sencillos, comenzando por andar de puntillas, sobre los talones, equilibrio a pata coja… para después ir complicándolos siempre y cuando el grado de estabilidad de nuestro tobillo y la recuperación ligamentosa nos lo permita con ejercicios sobre superficies inestables.

Recuerde que cada caso es único, de ahí la importancia de llevar a cabo un seguimiento de la lesión por parte de personal cualificado.